El hispanista recogió el Pozo de Plata en un acto que tuvo lugar junto a la Casa Museo y que cerró la soprano Mariola Cantarero.